Tu teléfono resistente al agua no está cubierto por la garantía si se moja

La resistencia al agua, ese invento del siglo que ha hecho que muchos de nuestros terminales actuales sobrevivan ante un chapuzón inesperado.

Samsung con su Galaxy S8, LG con el G6 y Apple con el iPhone 7, son algunas de las compañías que ya incluyen este tipo de protección. Pero… ¿y si el smartphone se rompe al mojarse? Aquí es cuando llega el quebradero de cabeza.

Certificación IP – Nuestra aliada

Empecemos por el principio, el Grado de protección IP. Esta certificación es la que muchas compañías están usando para ponerse “la medalla” de que smartphone está protegido contra salpicaduras.Está compuesta de dos dígitos, el primero suele ser un ‘6’ y hace referencia al polvo, siendo este dígito es el más alto de la escala, nos asegura: “protección completa frente a polvo”.

Por otro lado tenemos el segundo dígito, este hace referencia al agua. Muchos de los actuales, como el Galaxy S8 llevan IP68 y esto se traduce en: “protegido contra inmersión a cierta profundidad, especificada por el fabricante, y típicamente hasta 3 metros.”

Hasta aquí todo parece bastante sencillo, tenemos un móvil nuevo que se anuncia que resiste al agua (hasta cierta profundidad durante un tiempo), y que si se moja no pasa absolutamente nada.

La estanqueidad – Empiezan los problemas

Imaginemos por un momento que tenemos nuestro flamante iPhone 7 sobre una mesa de un restaurante, lo acabas de estrenar hace varios días y presumes de él, llega el camarero y derrama una copa de agua sobre el dispositivo, aparentemente no pasa nada, pero tras secarlo te das cuenta de que el TouchID no funciona y que la pantalla parpadea. ¡No pasa nada, está en garantía!, dices.

Tras dejarlo en el servicio técnico oficial (con su garantía aún vigente) la marca te comenta que no se hacen cargo de la reparación porque está inundado / mojado por dentro, ¿pero cómo puede ser si es resistente al agua? pues seguramente porque la estanqueidad del teléfono falló (posiblemente viniera mal de origen) o por el uso diario, y no hay manera de demostrarlo a nuestro favor. ¡Exijo mis derechos, está en garantía aún!

La política de garantías – Tu mayor enemiga

En ese momento que no sabes que hacer, amenazas con una hoja de reclamaciones, montas un circo en la tienda, exiges hablar con el encargado y un sin fin de intentos por reclamar tus derechos.

¿Y la marca que dice ante esto? Bueno, es que usted firmó (cuando compró el terminal) que no nos haríamos cargo. Lo pone bien claro en nuestra politica de garantías, sí, esa que no te has leído.

¿Te piensas que no? Como una imagen vale más que mil palabras (Garantía Apple):

Ojo, que Apple no es la única, si nos vamos a la política de garantías de LG nos encontramos con la misma situación. En la de Samsung, pese a no especificarlo expresamente, tras hablar con ellos por teléfono con varios agentes ninguno de ellos tenía una respuesta clara.

Leer más

Jorge Sanchez

Jorge Sanchez

Amante de las tecnologías, comprador compulsivo de Gadgets. Redactor y co-fundador de TheGeekHammer

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies