Por qué no necesitas un smartwatch

Uno de los nuevos gadgets que está llegando al mercado es el reloj inteligente o smartwatch. Aunque su adopción está siendo lenta y las ventas no han dado cifras astronómicas a los fabricantes, es cierto que son dispositivos curiosos que ofrecen nuevas posibilidades al usuario. Sin embargo, tras estar en contacto con varios modelos me dispongo a desglosar todos los motivos por los que a día de hoy, un smartwatch no es todo lo útil o necesario que podría ser.

No hacen nada que tu teléfono no pueda hacer

Por mucho que duela, es cierto. Los smartwatches de hoy en día tratan de ser una extensión del teléfono móvil, pero no aportan ninguna función que no tenga ya una app normal en nuestro teléfono móvil. La principal ventaja es que si dispones de uno de estos relojes, te puedes ahorrar el gesto de sacar el smartphone del bolsillo unas cuantas decenas de veces al día. Sin embargo, el tiempo perdido es prácticamente el mismo, solo que ahora en vez de mirar a una pantalla en tu mano, lo haces en tu muñeca, en versiones reducidas y capadas de las apps de siempre. Muchas de las aplicaciones de los smartwatches solo permiten recibir notificaciones o participar parcialmente en ellas, pero para utilizar las funciones completas tendremos que seguir recurriéndo a nuestro teléfono.

El súmum de la productividad
El súmmum de la productividad
Una batería más que cargar

Es obvio. Cuando tienes un smartwatch, añades un dispositivo más a la lista de cacharros que tienes que cargar a diario. Eso supone que te lo tienes que quitar al acostarte y volvértelo a poner. Eso quitando que tu smartwatch puede no ser resistente al agua y también tendrás que quitártelo para ducharte o nadar. Además, no solo hay peligro de que se acabe la batería del smartwatch, sino que si tu teléfono es el que agota su batería, también verás reducida o eliminada la utilidad de tu reloj.

Notificaciones aún más cerca

Y esto puede parecer bueno, pero tiene un lado negativo; si ya de por sí estamos pendientes del móvil contínuamente, hay que añadir el hecho de llevar en la muñeca un asistente personal que no se calla, vibra, se enciende y molesta tanto o más que el teléfono. Plantéate hasta qué punto es necesaria la inmediatez de las notificaciones que recibes, los avisos de llamadas, mensajes, correos, redes sociales, etc. Y si lo silencias, entonces, ¿para qué lo necesitas?

Son caros, caros de cojones

Seamos realistas, si quieres hacerte con un reloj inteligente, debes pasar por un precio que se mueve entre los 200 y 500€ (vamos a obviar la existencia de ediciones premium hechas en oro y otras gilipolleces variantes). Además, cuenta con correas sport, diseños personalizados y otros accesorios como cargadores inalámbricos o cables. Plantéate hasta qué punto aporta utilidades un dispositivo que a este precio solo llega a ser una suerte de complemento discapacitado del teléfono móvil.

Incompatibilidades

Un smartwatch lleva un sistema operativo que condiciona el tipo de teléfono al que va ligado. Podemos distinguir dos grandes ramas, Android Wear Watch OS de Apple. Ambos requieren de un teléfono que lleve su sistema operativo correspondiente, por lo que si cambias de teléfono, puedes perder la compatibilidad con tu smartphone. También hay que tener en cuenta qué aplicaciones de las que usamos habitualmente son compatibles con estos nuevos relojes y cuáles no.

Sin embargo, es cierto que estos dispositivos pueden hacerse un hueco en cierto sector del mercado, entre usuarios que buscan un buen diseño, cuentan con un presupuesto elevado y utilizan de manera intensa la tecnología en su día a día. No todo son desventajas; podemos llevar un control preciso de nuestro estado de salud y actividades deportivas, así como llevar al día nuestra agenda y manejar las notificaciones del teléfono de una manera fluida, cómoda y directa. Sin embargo, es inevitable darse cuenta de que a este tipo de dispositivos aún les quedan muchas mejoras por ofrecer y muchos detalles por pulir, ya que distan mucho de ser perfectos. Pero probablemente los próximos modelos, unidos a nuevas ideas y aplicaciones, harán que los relojes inteligentes poco a poco se conviertan en auténticos compañeros de muñeca para muchos de nosotros. O eso esperamos.

Leer más

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies