Por qué Apple ha presentado tres iPhone a la vez

El lanzamiento del iPhone X no ha dejado a nadie indiferente. Tiene ya a los mayores fans de la manzana mordía deseando reservarlo. Pero Apple ha creado una barrera indudable con la presentación de un teléfono así.

Nunca un smartphone fuera del mercado de lujo ha tenido un precio tan alto. En América, el iPhone X se equipara al Galaxy Note 8 con un precio de 1000 dólares (permítaseme redondear). Pero en España, el iPhone X costará nada menos que 1.159 € en su versión más básica. ¿A qué se debe esto? Las pantallas “sin bordes” tienen un coste de investigación y producción algo mayor que, por ejemplo, un panel IPS tradicional. Ya lo hemos visto en las pantallas de Samsung o LG, que han incrementado ligeramente el precio de sus smartphones por este motivo. Con la tendencia del mercado tan obvia de eliminar los marcos en las pantallas, Apple se ha visto obligada a hacer lo mismo y crear un teléfono con los bordes redondeados.

Al presentar un smartphone como el iPhone X, se crea un segmento nuevo, un estrato en la gama alta todavía más alejado del usuario medio. Se crea una gama superalta que tiene consecuencias para el mercado; se pierden ventas. Aquí interviene el iPhone 8.

La presentación más corta de la historia de Apple

El iPhone 8 (y su homónimo Plus) se han presentado en un tiempo récord de diecisiete minutos dentro de la keynote. Incluyendo una larga demostración de realidad aumentada en un videojuego, que ha ocupado buena parte de la presentación, apenas han sido diez minutos detallando las quasi novedades del iPhone 8. Los únicos cambios de hardware que presenta el iPhone 8 son el panel trasero, que ahora es de cristal para permitir la carga inalámbrica, y un nuevo procesador, el Apple A11 Bionic, que no es más que una versión underclockeada del procesador del iPhone X. Por lo demás, estamos ante un teléfono que cuesta lo mismo que el iPhone 7 un año después y cuyas únicas mejoras son las que Apple se ha visto obligada a incluír para poder seguir vendiendo el teléfono.

Lo que esto significa es que Apple necesita rellenar el hueco que deja el iPhone X con un modelo intermedio, pero el iPhone 7 después de un año no se puede vender al mismo precio. Por lo tanto, se le han añadido una serie de sutiles mejoras permitiendo ocupar ese segmento. Apple da paso a una gama más alta con el iPhone X, y utiliza el señuelo del iPhone 8 para mantener las ventas.

Teléfonos de mil euros; la nueva gama

Hace unos días, con la llegada del Galaxy Note 8 y sus 1010 € de precio, en ElMundo aparecía el artículo “No te compres un teléfono de 1000 euros” en el que muy razonadamente se explica la gran brecha que existe actualmente entre la gama media y la gama alta, con la aparición de estos nuevos superteléfonos que no escatiman en costes con tal de ofrecer lo mejor del hardware. La gama alta, por definición, es la más cara, pero hay un problema cuando se pueden encontrar teléfonos desde 200 o 300 € que poco tienen que envidiar a estas bestias de mil pavos que nos quieren vender los grandes fabricantes. Siempre es el usuario final el que tiene la decisión de desenfundar, o no, la cartera, y hacer un desembolso tal.

Si te has perdido la keynote, puedes verla por completo de nuevo aquí.

Leer más

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies