¿Es legal la obsolescencia programada?

Tras las confesiones de Apple sobre las manipulaciones del software no del todo éticas que aplica en el iPhone para ralentizar su rendimiento, analizamos el comportamiento de las empresas con respecto a la durabilidad y el funcionamiento a largo plazo de los productos que compramos.

De entrada, en el código penal español no existe un delito constatado como obsolescencia programada. En cambio, sí se puede hablar de competencia desleal cuando una empresa incurre en prácticas anticompetitivas relacionadas con el comercio. Reducir de forma intencionada el rendimiento del iPhone cuando este tiene varios meses de uso, podría considerarse como tal delito teniendo en cuenta que, tal y como dicta el código penal, esta modificación supone ir en contra de la “buena fe” en la comercializacíon del teléfono.

Apple ya ha asegurado que con la próxima actualización, esta bajada de rendimiento pasará a ser opcional, de forma que el usuario podrá elegir desactivarla en pro de una mayor potencia, aunque el uso de la batería también aumente. A pesar de esta rectificación, Apple está siendo investigada no solo en EEUU , sino también en España o en Francia, donde tras varias denuncias, podría tener que pagar multas sustanciales para compensar lo que han llamado un “malentendido”. Por 29€, es posible sustituir las baterías usadas por otras nuevas que evitan esta ralentización. ¿Es suficiente esta medida, o Apple se ha rendido a la presión mediática?

Obsolescencia programada, como delito

La Unión Europea ha estado estudiando en los últimos meses varias medidas contra estas prácticas desleales. El Parlamento Europeo solicitaba a la Comisión que los productos que se venden en el espacio europeo tuvieran un mayor tiempo de uso y una mayor reparabilidad. Si bien los usuarios están cubiertos por un plazo de dos años en los que cualquier producto debe ser reparado de forma gratuita, se estudian ventajas adicionales:

  • En caso de que una reparación impida al usuario usar el producto durante más de un mes, la garantía del mismo debería ampliarse por el tiempo correspondiente a la reparación.
  • La electrónica de consumo debería reducir las piezas unidas con pegamento en lugar de tornillos, facilitando así la reparación, que en muchos casos resulta imposible dependiendo de las piezas dañadas por culpa de la forma en la que se ensamblan.

En iFixIt se analizan muchos de los productos electrónicos más populares y se valora la facilidad de reparación de los mismos. Como puede comprobarse, los últimos teléfonos y tablets son piezas muy complejas y compactas, que no pueden arreglarse o ser reemplazados con facilidad por el usuario medio, y siempre se acaba recurriendo al servicio técnico oficial, que suele funcionar excelentemente cuando la garantía nos cubre una reparación, pero puede suponer un gasto desorbitado una vez agotada la misma.

Leer más

Jorge Sanchez

Jorge Sanchez

Amante de las tecnologías, comprador compulsivo de Gadgets. Redactor y co-fundador de TheGeekHammer

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies