Te presentamos los Samsung Galaxy S8 y S8+

Samsung ha presentado en Nueva York los dos nuevos modelos Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8+. La baza principal que juegan los smartphones es su diseño con una pantalla que ocupa casi todo el frontal y tiene las esquinas redondeadas.

El diseño como punto fuerte

La pantalla Infinity llama la atención por sus esquinas redondeadas y bordes curvados en los lados. La pantalla ocupa una gran proporción del cuepro del teléfono, y es ese su punto fuerte.

Una pantalla sin precedentes

El cristal ha sido diseñado en una sola pieza curvada, llevando al límite el concepto de pantalla curvada que ya hemos visto anteriormente en las gamas Edge. Estará disponible en tamaños de 5,8 pulgadas para el S8 y 6,2 pulgadas para el Galaxy S8+. Ya no tenemos botón de inicio físico, ni el logo de Samsung, ni botones físicos de control.

Además, la pantalla cuenta con un procesador de imagen HDR que aumenta el contraste de forma dinámica durante la reproducción de vídeo.

La cámara: mejor que nunca

O así debería ser. La cámara frontal tendrá 8 MPx de resolución con gran angular. La cámara trasera se mantiene en 12 MPx, con estabilización óptica de vídeo y todas las funciones que caben esperar del teléfono. En reviews que ya han salido a la luz, los usuarios parecen estar conformes pero no se aprecian grandes mejoras. Nos olvidamos de la doble cámara, y eso es algo que tras nuestra experiencia personal, es positivo. Hasta ahora ningún smartphone ha demostrado que la doble cámera aporte una función fundamental.

Especificaciones a la altura de lo esperado

El Galaxy S8 lleva un procesador de 10nm, el Snapdragon 835, que debería poner el teléfono por encima (o a la altura) de todos los smartphones de gama alta que ya han salido al mercado. Con esta configuración, el S8 será un 10% más potente que el S7 (esto nos deja un poco fríos…) y un 20% más ágil en procesamiento gráfico. También habrá una variante con Procesador Exynos, de 10 nm.

El teléfono está basado en Android 7.0 Nougat con la nueva interfaz de Samsung, con líneas curvas en cada botón y recoveco del sistema.

El botón de inicio está… bajo la pantalla

Un sensor de presión actuará como botón de inicio, de forma que estará situado bajo la pantalla y será un botón virtual con respuesta háptica. De forma similar al iPhone 7 aunque esta vez integrado en la propia pantalla, el teléfono generará sensaciones físicas al pulsarlo como si realmente moviéramos una pieza.

Rediseño de interfaz, por fuera y por dentro

Acorde a la pantalla, el nuevo lenguaje de diseño del Samsung Galaxy S8 se basa en líneas delgadas y curvas para toda la interfaz, por lo que esta ha sido rediseñada, siendo ahora más minimalista (aún) que antes. Colores planos y degradados sencillos, y unos destacables botones virtuales de inicio, atrás y multitarea, que también se adaptan al cambio.

Lo mejor de todo: que no explota

O eso esperamos. El teléfono será resistente al agua y al polvo, con protección IP68. El Galaxy S8 lleva una batería de 3000 mAh con carga inalámbrica, un componente que no hemos visto en los teléfonos más recientes anunciados durante el MWC pero que puede resultar útil para algunos usuarios. El S8+ asciende hasta los 3500 mAh de capacidad.

El Samsung Galaxy S8 mantiene el puerto de auriculares, situado en la parte superior.

Incluirá sensor de huellas (en la parte trasera y demasiado cerca de la cámara, ojo con ensuciar la lente). También dispondrá de detección de rostro y de iris para iniciar sesión y desbloquear el teléfono.

Los terminales tendrán un precio de 809 y 909 € respectivamente en España. Estarán disponibles en cuatro colores; plata, negro, dorado y violeta.

Leer más

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR