Probamos el Garmin Forerunner 735XT, el hermano pequeño del 935

Con motivo del lanzamiento del nuevo Garmin Forerunner 935, dirigido a la práctica del multideporte o triatlón y sustituto del célebre 920XT, la marca nos ha permitido probar el modelo más similar que posee su catálogo, el Forerunner 735XT, para que podamos comparar características una vez recibamos el nuevo modelo.

Tras semanas de uso con el dispositivo, ahí van nuestras impresiones. No hemos querido ser muy detallistas ni exhaustivos con este 735 debido a ser un modelo que salió a la venta el año anterior y del que nos interesaba únicamente la base para poder compararlo con el nuevo dispositivo de Garmin.

 

Características y aspecto

El Forerunner 735XT adquiere la forma y el estilo que ya venían marcando los modelos más básicos de Garmin, los 230 o 235. Aunque para algunos su apariencia es un problema dado el desembolso que supone (no es tan consistente como la línea Fenix, por ejemplo), para nosotros es una de sus ventajas, siendo terriblemente liviano (poco más de 40 gramos) y práctico (5 botones alrededor de la pantalla, que ha dejado de ser táctil) que no supone una carga a la hora de la actividad y facilitan al máximo el entrenamiento.

Este dispositivo de Garmin es el primero que cuenta con sensor óptico Elevate para la práctica del triatlón. Eso sí, sigue sin ser compatible con la natación y tendremos que seguir recurriendo a bandas pectorales HRM-Swim o HRM-Tri.

Es por ello que tal vez echemos de menos un modelo 730 sin este sensor óptico para los escépticos del mismo que prefieren seguir usando banda y que a la par permitiría ahorrar algunos euros.

Para esos escépticos decir que Garmin sí nos envió sus bandas de entrenamiento y, comparando datos con su sensor óptico, hemos de reconocer que muestra parámetros muy similares. Eso sí, recordad que para obtener datos como ratio vertical, la oscilación, el equilibro y el tiempo de contacto con el suelo o la longitud de la zancada seguimos necesitando cintas HRM pues no se ofrecen únicamente con el sensor.

El 735XT cuenta con GPS GLONASS que en nuestra prueba ha resultado ser bastante rápido a la hora de adquirir señal y preciso en el recorrido, sin evitar las típicas variaciones ya conocidas; y por supuesto conexión Bluetooth, que nos permitirá no solo volcar nuestros entrenos en Garmin Connect sino también mantener al dispositivo vinculado con el Smartphone y convertir al mismo el reloj inteligente, recibiendo notificaciones o configurando widgets como la información meteorológica.

Y un pero: este modelo no cuenta con altímetro barométrico, sensor con el que sí cuentan los dispositivos superiores per algo que no será un inconveniente salvo que subas a la montaña a entrenar con él. En Garmin Connect sí se mostrará la altitud en nuestras carreras, dato proporcionado por el GPS.

 

Correr, nadar o montar en bicicleta

Como ya apuntábamos anteriormente el Forerunner 735XT se coloca en el segmento de dispositivos destinados a la práctica del multideporte, especialmente, del triatlón, pudiendo incluso realizar las tres actividades en una sola sesión de entrenamiento y pasando de uno a otro únicamente apretando un botón.

Tanto el running como la práctica del ciclismo muestran parámetros muy similares, parámetros que se ven ampliados, como decíamos, sí usamos bandas de pecho HRM. Nos detendremos a destacar, eso sí, datos fisiológicos que llaman mucho la atención y nos permiten conocer mejor cómo ha sido nuestro entrenamiento y cuál es nuestro nivel de rendimiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En primer lugar, y como una novedad, el cálculo del umbral de lactato. El reloj te permite calcular a través de una prueba guiada (o en modo automático) cuál es tu ritmo de velocidad y pulsaciones en el que empiezas a acumular fatiga. Una vez obtenidos los datos, el reloj te permite actualizar tus zonas de frecuencia cardíaca de forma automática a partir de esos nuevos valores.

También aparece disponible la opción de estimación de VO2Max (para lo cual no es necesario el sensor externo) que te permite llevar un registro de tu estado de forma. Este dato se mantendrá bastante invariable salvo que haya cambios importantes en tu entrenamiento. Sin embargo, y gracias a este dato, se nos facilita un pronóstico de tiempos posible para diferentes carreras aunque, tras la prueba del mismo, creemos que en ocasiones es demasiado optimista con los mismos. También, cuando comienzas un entrenamiento, tendrás un mensaje después de los primeros minutos del mismo en el que se mostrará una escala con tu estado de rendimiento con la expectativa de “sufrimiento” para ese entreno.

Por último, el reloj llevará un control de recuperación por el que,  dependiendo de la dureza de cada entrenamiento, recomendará un tiempo de recuperación.

En cuanto a la natación, el 735XT nos permite analizar entrenamientos tanto en piscina, momento en el cual hace uso del acelerómetro que lleva incorporado (y una pregunta sobre el tamaño de la piscina), como sí nadamos en aguas abiertas, momento en el cual el GPS será quien nos indique la distancia recorrida. Como ya hemos apuntado, para el resto de datos es necesario el uso de banda pectoral pues el sensor óptico incorporado no funciona correctamente en contacto con el agua. Este dispositivo también reconoce el tipo de brazada que realizamos en cada momento del entrenamiento, aunque en nuestra prueba no ha sido todo lo preciso que nos hubiera gustado.

Dos aspectos que nos han sorprendido: primero, el buen funcionamiento del GPS en aguas abiertas, conociendo de la dificultad de ser preciso en mitad del mar;  y la posibilidad de crear sesiones de entrenamiento también para la natación en la que se incluyen objetos destinados para tal uso, como aletas o palas.

 

Monitor de actividad

Forerunner 735XT también tiene integradas funcionalidades de actividad para el análisis de datos de nuestro día a día: contador de pasos (con un objetivo que o bien se añade manualmente o bien se calcula de manera automática en función de tus últimos registros), medidor de frecuencia cardíaca constante gracias al sensor óptico, avisos de inactividad o información sobre el sueño. Como también comentamos, se pueden incluir widgets como calendario o el tiempo que nos permiten contar con más información desde nuestro reloj.

 

Autonomía

Garmin anuncia para este modelo hasta 14 horas en modo GPS (GLONASS desactivado) y frecuencia cardíaca óptica, duración más que suficiente para actividades largas, aunque se quede corto en ultradistancias.

Sí solo usamos el dispositivo en modo reloj, sin llevar a cabo actividades, la marca asegura que no cargaremos nuestro Garmin en 11 días.

En nuestra prueba, obviamente, no hemos llevado a cabo ninguna actividad de 14 horas, pero por los entrenos realizados y el uso podemos estimar que las mediciones cuadran bastante con las ofrecidas por la marca. Si destacaremos la rapidez a la hora de la carga, llegando al 100% en muy poco tiempo.

 

Conclusiones y precio

Tras semanas usando el dispositivo, podemos afirmar que es una buena opción para aquellos que realicen diferentes actividades deportivas o para quien las lleve a cabo a la vez. El dispositivo mejora de manera muy considerable en cuanto se combina con él las bandas de frecuencia cardíaca pectoral, ofreciendo datos muy interesantes que se echan de menos si tan solo hacemos uso del reloj con su sensor óptico.

Nos queda, eso sí, comparar este 735XT con el nuevo 935 para tener una visión más global de ambos al comparar modelos. Nos tememos que tal vez las diferencias no sean tan grandes y que por tanto deje a este 735 en algo redundante sí la diferencia económica no es abultada.

Hoy podemos encontrar este modelo por 360€, aproximadamente, precio que varía sí incluimos o no bandas de pecho.

Leer más

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies