Por qué el vídeo en 360 no es el futuro

Con la llegada de la realidad virtual, las cámaras en 360 grados y toda esta cantidad de nuevo contenido, nuevos formatos y nuevas formas de reproducirlo y grabarlo, nos cuestionamos si es verdaderamente el siguiente paso en cuanto a tecnología de vídeo o solo un modo de ver el mundo aún por perfeccionar.

Tan sencillo como tener un móvil y unas gafas cardboard. Con ello puedes ya expermientar vídeo en 360 grados desde tu casa y sin apenas gastar dinero. Por supuesto hay opciones mucho más avanzadas, desde las gafas VR más sencillas fabricadas en plástico hasta las HTC Vive o las Oculus, que pueden costarte un ojo de la cara (y con ello dejarías de poder ver en 3D, así que fatal). El tema es que tras varios meses probando a grabar, ver y sumergirse en vídeos esféricos, la realidad nos ha dejado un ligero mal sabor de boca. Por varios motivos.

Resolución, aspectos técnicos

Incluso un vídeo grabado en 4K, acaba siendo enormemente distorsionado cuando lo «estiramos» para convertirlo en una imagen esférica. Haz la prueba. El principal problema de este formato de vídeo es su nitidez; incluso en cámaras profesionales, la definición es penosa y hay varios obstáculos por superar para que esto mejore. Lo primero: la resolución de las pantallas. cuando se ven con lentes de aumento hacen que los píxeles se noten hasta en paneles 1080p o 2K si tenemos buen ojo. Este problema lo tienen las cardboard, las Oculus, las Vive y las gafas de tu prima. Hacen falta pantallas con más resolución. En una fotografía estática, por suerte no se nota tanto porque podemos capturar tamaños más grandes.

Por otra parte, un archivo de vídeo se volvería inmenso si tuvieramos que darle la nitidez a la que estamos acostumbrados en vídeos 16:9. A esto hay que sumarle el ancho de banda que consumiría este aumento de resolución en caso de querer hacer streaming de archivos tan grandes por internet. Por ello, aún quedan años para ver imágenes de una calidad decente en estos vídeos en 360º.

El centro de atención

Durante décadas, el cine ha estudiado los planos, los enfoques y los cortes que se hacen a los vídeos para buscar siempre la imagen exacta que el espectador ha de ver para captar de la mejor forma lo que el creador quiere transmitir. Pues todo esto a la mierda.  Ahora el vídeo es una pelota y el que lo ve es quien decide en qué punto del espacio tiene que centrarse. Si has visto alguna secuencia narrativa en 360 grados habrás podido comprobar lo caótico que resulta averiguar en qué parte de la imagen es la que sucede la trama. Mueves tu cabeza en todas direcciones y no te aclaras.

Y es que una perspectiva esférica no es natural para el ojo humano. Por nuestra naturaleza, el campo de visión que tenemos es reducido y tiene una amplitud aproximada de 200º horizontales y 130º verticales. Por supuesto, al ponernos unas gafas de realidad virtual estamos recortando esta perspectiva aún más, a menos de 180º y 90º en los formatos actuales.

El lado bueno

Si bien es cierto que no querremos ver largometrajes de Hollywood en un formato como este, hay otras aplicaciones para las que el vídeo esférico tiene resultados espectaculares. Antes mencionada, la fotografía es el ejemplo perfecto. Observar un paisaje pudiendo detenernos en cada detalle y moviendo libremente nuestro punto de vista es un lujo que hasta hace poco no podíamos permitirnos. Las imágenes panorámicas cobran un realismo mucho mayor cuando el campo de visión es móvil.

En otros ámbitos, como los videojuegos, claramente es una tecnología que tiene mucho por avanzar pero ya está dando gratas sorpresas a los que la prueban. La resolución es un problema pero el grado de inmersión que ofrece y la forma de interactuar hacen que para jugar, sí que merezca la pena el vídeo en 360º.

¿Y tú? ¿Has probado los vídeos en este formato? ¿Qué opinas sobre ellos?

Leer más

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies