Apple 3D Touch: márketing sin utilidad real

Llega el iPhone 6S. Apple nos lo vende con un eslogan vacío sencillo: “lo único que cambia es… todo.” Y es que cuando una marca tiene que aclararte que su nuevo teléfono SÍ que tiene cambios, es que se ha quedado anclada en cuanto a innovación.

La principal novedad que nos trajo el iPhone 6S fue la nueva tecnología Force Touch o 3D Touch que hace que la pantalla no solo sea táctil sino que ahora es sensible a diferentes grados de presión. Cualquiera que haya tenido la ocasión de utilizarlo, habrá podido comprobar que su funcionamiento de cara al usuario es bastante sencillo. Al tocar la pantalla, activamos cualquier botón, pero si mantenemos el dedo pulsado y presionamos con algo más de fuerza, realizamos acciones secundarias similares a lo que en un ordenador haríamos con el click derecho del ratón.

¡Innovación! Resulta que no. Para empezar, las pantallas sensibles a la presión existen desde hace años y Apple no ha sido ni mucho menos el primer fabricante en aplicar esta tecnología a gran escala. Sin embargo, sí son los primeros smartphones que han hecho que miles de desarrolladores creen aplicaciones utilizando el Force touch. ¿Pero qué aporta realmente una pantalla con 3D Touch?

La respuesta es sencilla y pasaremos a desarrollarla a continuación, pero adelantamos una cosa: no aporta absolutamente nada. Y no lo hace por un sencillo motivo; en la práctica, el force touch solo sustituye a la pulsación prolongada. Muchas apps tienen varias formas de interacción, el toque “simple”, el doble toque, y la pulsación prolongada o mantener pulsado. Con 3D Touch, un botón puede tener acceso a una segunda función si apretamos con el dedo sobre él. Para ello, igualmente hay que mantener durante un breve instante, ya que de lo contrario el iPhone interpretará el toque como una pulsación simple. Por lo tanto, ahora además de mantener, tenemos que presionar. Brillante.

3d touch android instagram

Es cierto que, gracias al 3D Touch, varias partes del sistema operativo iOS y sus apps han recibido funciones que antes no existían, atribuidas a esta “pulsación larga con extra de presión”. Sin embargo, ninguna de ellas se distingue de la que se pudiera hacer simplemente manteniendo el dedo. Tal es así, que incluso aplicaciones como Instagram utilizan el 3D Touch en el iPhone 6S pero en modelos más antiguos o en la app para Android, el mismo gesto se realiza mediante una pulsación larga, resultando en la misma acción.

Un hecho curioso es que la única utilidad en la vida real que el 3D Touch ha podido proporcionar a los iPhone era la capacidad de utilizar la pantalla como una pequeña pesa, un medidor de peso en base a la presión, pero Apple ha decidido prohibir expresamente cualquier app en la Appstore que pretenda realizar esta función, ya que las pantallas con 3D Touch no han sido diseñadas para esta función. Lógico, si conocemos la política de desarrollo de Apple, pero una pena por otra parte.

Aunque los fans accérrimos de la compañía de la manzana están enamorados de esta función, no se puede considerar que haya supuesto una mejora real en usabilidad y manejo con respecto a una pantalla capacitiva convencional. Apple, seguimos esperando más de ti. Lejos quedaron los tiempos en los que la manzana mordida sorprendía al mundo con nuevas tecnologías incluidas, por ejemplo, en el iPhone 4.

Leer más

También puedes leer...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies